©2019 by Voluntariado Jesuita Chile.

Preguntas frecuentes

 

¿Cuánto tiempo dura el voluntariado?

Alrededor de nueve meses. El periodo del Voluntariado Jesuita Chile es entre marzo y diciembre de cada año.

¿Puede ser menos tiempo?

No puede ser menos tiempo, pues para prestar un servicio de calidad en estos lugares de frontera, se requiere tiempo suficiente para la inserción en el contexto local y espacio interior de calidad para vivir los procesos de crecimiento personal y comunitario al ritmo de las relaciones humanas.

¿Dónde iré a realizar el voluntariado?

Donde más se estime que tu presencia sea fecunda. Los organizadores del voluntariado van a discernir donde será enviado cada joven a partir de las necesidades del lugar y las características propias de los voluntarios.

¿Puedo elegir donde ir?

Puedes contarnos acerca de tus intereses en el proceso de postulación. Sin embargo, contamos con tu disponibilidad para ser enviado donde haya mayor necesidad y así se estime conveniente.

¿Qué haré durante el voluntariado jesuita?

Depende del lugar al que vayas y las necesidades que allí existan o que surjan durante el tiempo de tu servicio. Por eso es muy importante “hacerse disponible” para la misión en su conjunto. Algunas de las actividades comunes en la mayoría de los lugares son: realizar labores domésticas, cortar leña, reparar casas, visitar enfermos, acompañar grupos de catequesis, hacer reforzamiento escolar, liderar grupos juveniles, colaborar en las celebraciones, acompañar a los religiosos y religiosas en sus labores pastorales y, por supuesto, lo que por tu cuenta quieras aportar.

¿Qué pasa si no me gusta?

La idea será justamente trabajar esos temas en el acompañamiento, de modo que tu disponibilidad al servicio voluntario no quede supeditada primariamente a tus gustos o disgustos, sino a tus convicciones y tus aptitudes. Parte del objetivo del voluntariado es habilitarse para poner el foco en las necesidades del otro y adecuarse alegremente para en todo amar y servir.

¿Dónde voy a vivir?

En la casa del responsable de la obra, sea una comunidad de religiosas o una parroquia diocesana. Las mujeres vivirán en casas donde solo viven mujeres y los hombres vivirán en casas en donde solo habitan hombres. Eventualmente pueden ser acogidos también por una familia del sector.

¿Dónde dormiré?

Se le solicita a cada obra que acoge que disponga de una habitación para los dos voluntarios/as.

¿Puedo ir con un amigo o amiga?

Puedes postular tú y tus amigos y amigas, pero si ambos quedan admitidos, aún no es seguro que vayan al mismo lugar.

¿Por qué no es en grupo?

Porque los lugares y las comunidades no cuentan con infraestructura y presupuesto para recibir grupos grandes. Ya están haciendo un enorme esfuerzo por financiar alojamiento y comida para fortalecer su servicio apostólico. Por otra parte, el foco de la experiencia está en conectarse con la comunidad local más que entre los que los voluntarios mismos.

¿Estaré solo todo el tiempo?

No. Con frecuencia, miembros del Equipo del Voluntariado Jesuita Chile te visitarán. Además, dependiendo de la actividades, estarás con religiosos, laicos, vecinos, niños, jóvenes, etc. En definitiva, con la comunidad a donde vas.

¿Puedo llevar celular, computador y cosas por el estilo?

Puedes llevar tu celular, aunque pensamos que será importante despojarse lo más posible de la continua demanda de las redes sociales, de modo que se pueda poner la energía en el encuentro con las personas del lugar. No puedes llevar computador.

¿Tendré días libres?

En la planificación de tu servicio voluntario siempre se incluirá un día para descansar, rezar, hacer deporte u otras actividades que quieras. Normalmente será el día lunes, pero esto dependerá del lugar y las necesidades que allí existan.

¿Se puede beber alcohol o fumar durante el voluntariado?

Se puede consumir alcohol siempre que vaya en función de la misión, en un compartir sano y moderado con mayores de edad.


No se puede tomar ni fumar con menores de edad o frente a ellos. 


Está prohibido el consumo marihuana u otra droga en cualquier momento durante la experiencia. No cumplir esto es causante de expulsión.

¿Tiene algún costo?

La cuota de inscripción al voluntariado es de 300.000 pesos chilenos. Estos van en función de costear los encuentros y jornadas que realizaremos durante el año, la gestión del equipo y los viajes de visita a los voluntariados, entre otros gastos.

¿Qué pasa si no tengo el dinero suficiente?

Es importante aportar económicamente para la ejecución del proyecto, pero puedes de todas formas conversar con los miembros del Equipo del Voluntariado al respecto.

¿Cuáles son los requisitos de postulación?

1. Ser mayor de 18 años y menor de 22 (al momento de realizar el voluntariado). Es decir, tener entre 17 y 21 años de edad. Deberán firmar una carta de compromiso al iniciar el voluntariado.

2. Estar en cuarto medio o haber concluido satisfactoriamente la enseñanza media. El tiempo del voluntariado no se puede destinar para preparar la PSU, porque intervendría con la labor y disposición al servicio. Por ello, lo recomendable será rendir la prueba e inscribirse en la universidad para congelar luego el año o guardar el puntaje para postular al año siguiente.


3. Completar y enviar on line el ​Formulario de Postulación al Voluntariado Jesuita.​


4. Adjuntar Concentración de Notas de enseñanza media. Si al momento de postular no tiene aún el promedio de 4to medio, debe adjuntar certificado de 1ero a 3ero.


5. Adjuntar una ​Carta de Recomendación de algún responsable de su formación pastoral, social y/o académica.


6. Adjuntar la ​Carta de Autorización y Compromiso Económico firmada por la madre, el padre o el tutor, en caso que la persona interesada dependa de ellos.


7. Tener real disponibilidad para servir por un año (marzo a diciembre) dentro de una estructura organizada y en equipo, bajo la supervisión de un responsable.


8. Contar con salud física, psicológica y emocional estable. Es decir, que no se encuentre en rehabilitación física ni psicoterapéutica, ni tampoco tenga una situación de consumo problemático de alcohol y drogas.


9. Poder participar de las charlas informativas, de una entrevista personal y de un examen psicológico financiado por el Voluntariado Jesuita.

¿Cuál es el perfil del voluntario/a?

1. Tiene entre 18 y 22 años de edad.
2. Ha concluido satisfactoriamente la enseñanza media.
3. Está disponible para servir por nueve meses (marzo a diciembre) dentro de una estructura organizada y en equipo, bajo la supervisión de un responsable.
4. Cuenta con salud física, psicológica y emocional. No se encuentra en rehabilitación física ni psicoterapéutica.
5. No tiene problemas de adicciones (alcohol y drogas).
6. Busca sentir y conocer la voluntad de Dios y pone medios concretos para reconocerla, interpretarla y elegirla, cultivando su vida espiritual.
7. Participa de los campamentos e instancias de formación del voluntariado.

¿Qué se espera del voluntario/a?

Que sea un/una joven con deseos de servir a los más pobres y desfavorecidos, con capacidad de acercarse, estar, dejarse afectar y comprometerse con ellos. Que quiere crecer en su fe y espiritualidad para ser un cristiano que haga suyas las causas del Reino de Dios y la justicia. Y que está dispuesto a adquirir o crecer en conciencia crítica y en sensibilidad de otras realidades, colaborando con otras personas que comprometen sus vidas en el acompañamiento grupos desprotegidos, desde un estilo cotidiano, sencillo y libre.


El voluntario/a jesuita es enviado donde lo necesitan. Deberá inculturizarse, hacer propias las situaciones del contexto concreto y las costumbres del lugar, ofreciéndose como una ayuda con total disponibilidad. Trabajará en labores eclesiales y sociales: construyendo, formando, limpiando, animando, opinando, sugiriendo y haciendo todo lo que esté a su alcance para colaborar en la misión del Reino de Dios.

¿Cómo es el proceso de postulación?

El proceso de postulación puedes verlo aquí.

¿Tengo que ser católico para postular?

No es necesario ser católico para postular. Sin embargo, creemos que es importante para que los demás y tú puedan sacar provecho de la experiencia del Voluntario Jesuita. Muchas de las actividades a realizar (semana de inducción, encuentros, retiros y el mismo voluntariado) implicarán acciones religiosas y pastorales. No ser católico podría dificultar tu trabajo y compromiso con lo que esperen de ti en la comunidad.

¿Tengo que ser ignaciano/jesuita para postular?

No. Pueden postular jóvenes de cualquier espiritualidad.

¿Puedo postular si soy del norte?

Si, todos los jóvenes de Chile pueden postular.

¿Puedo postular si soy menor de edad?

Los voluntarios deben tener 18 años, pero puedes postular si tienes 17 y vas a cumplir los 18 antes de entrar al voluntariado.

¿Qué pasa si quiero dar la PSU primero para saber si me va bien?

Los que postulan al Voluntariado Jesuita son jóvenes que ya están decididos a dar el año al servicio de los demás antes de su ingreso a la universidad. No es una segunda opción, debe ser tu mejor opción.

¿Qué pasa si quiero dar la PSU y postular al Voluntariado?

Recomendamos a los voluntarios guardar su puntaje o matricularse y congelar, para que el próximo año pueda retomar sus estudios con normalidad. Si decides dar nuevamente la PSU, debes prepararla y rendirla en el mismo lugar donde realizas el voluntariado, junto a los jóvenes del sector, sin perder el foco y actividades del voluntariado.

¿Qué pasa si quiero, pero mis padres no me dejan?

Es necesario contar con la autorización y apoyo de tus padres. Esto se verifica por medio de la Carta de Autorización y Compromiso Económico.

¿Durante el voluntariado puedo volver de visita a mi lugar de origen?

Es conversable dependiendo de la necesidad del lugar. Eso si, los costos de ese traslado deben ser asumidos por cada voluntario.

¿Dudas?
Contáctanos